nacionales 21-11-2015 | 9:30 | Lesa humanidad
Etiquetas:
Se juzgan 789 hechos y hay 56 imputados

Causa ESMA: “El interventor de Arquitectura era profesor en la ESMA”

Lo dijo a Infojus Noticias el abogado Jaime Nuguer. La desaparición de su hermano Hernán y Pablo Galarcep significó un nuevo golpe a los militantes del Centro de Estudiantes de Arquitectura de la UBA que buscaban resistir a la dictadura. La Fiscalía en su alegato planteó que existió una política dirigida del GT 3.3.2 para terminar con ese grupo que tenía militantes de la Juventud Peronista Universitaria y de la Federación Juvenil Comunista.

  • Mariano Armagno
Por: Juan Carrá

El abogado Jaime Nuguer tiene una sola cosa en la cabeza. Trata de hilvanar los argumentos que tendrá que redactar en un escrito urgente. El habeas corpus presentado por la desaparición de Inés Ollero fue cerrado. Es 27 octubre de 1977 y los plazos para la apelación están a punto de extinguirse. Entonces le suena el portero eléctrico de su departamento. La que habla por el aparato es su madre. Le dice que su hermano fue secuestrado en la puerta de la casa. Jaime baja los once pisos por escalera, los ascensores del edificio no funcionan hace un par de días. En la calle, su mamá, Juana Sigaloff, le cuenta todo, con lujo de detalles. Había sido testigo directo del secuestro. Piensan rápido. Ella sale a recorrer lugares: la Departamental Central de Policía, el Ministerio del Interior, la Comisaría Sexta. Él: sube las escaleras y se pone el traje. Minutos después, ya en su estudio de Avenida de Mayo, aporreaba las teclas de la máquina de escribir para un nuevo habeas corpus. Esta vez a nombre de Hernán Gerardo Nuguer, de 26 años.

“Desde el golpe, vivíamos todo el tiempo en una situación de extrema tensión. Yo ya había atendido otros casos de desaparecidos o presos y teníamos muy pocos progresos. Vivíamos una zozobra constante, sabíamos que en cualquier momento podíamos caer”, recordó Jaime Nuguer en diálogo con Infojus Noticias. Sobre todo desde que Teresa Israel, una de sus compañeras de la facultad y de la militancia en la Juventud Comunista, había desaparecido, meses antes. Después llegó el caso de Inés Ollero. Y un día antes que su hermano, el Grupo de Tareas 3.3.2 de la Armada había arrancado de su casa a Pablo Horacio Galarcep, de 23 años, amigo íntimo de Hernán y compañero de militancia.

“La noche entre el 25 y 26 de octubre allanan la casa de Galarcep, era muy amigo de mi hermano. Ese allanamiento fue en el área que la ESMA reconoce en el juicio como su jurisdicción. Es decir el ángulo noreste de Ciudad de Buenos Aires. Ese procedimiento fue muy estruendoso. Ocuparon las azoteas de las casas vecinas, tiraron bombas de estruendo, pusieron reflectores, ordenaron a los vecinos que no miraran nada. Galarcep fue detenido al llegar a su casa y fue desaparecido”, contó Jaime y recordó que esa mañana del 26 alcanzó a ver a su hermano: “Los dos estábamos muy preocupados”.

Golpear una y otra vez en Arquitectura

El Renault 6 amarillo de Hernán estaba estacionado en la puerta de su casa de avenida La Plata al 100. No era cualquier auto: estaba adaptado para que él pudiera manejarlo. Un par de años antes de ese día de 1977, un accidente laboral lo dejado paralítico de la cintura para abajo. “Paraplejia a partir de la doceava vértebra lumbar”, cuenta Jaime Nuguer en su libro Un habeas corpus en dictadura, publicado por Lenguaje Claro el año pasado. Como la mayoría de los días, Hernán se subió, puso en marcha el auto y esperó a su madre. Camino a la Facultad de Arquitectura solía dejarla en el trabajo.

Estaban a punto de arrancar, cuando un Falcon verde se les cruzó y tres hombres armados, vestidos de civil, con borceguíes, forzaron la puerta para bajar a Hernán. Otros cinco controlaban la zona. Él intentó resistirse, pidió que se identificaran. Los hombres mostraron credenciales que no decían nada. Entonces pudieron abrir la puerta del auto y lo llevaron a otro Falcon, color marfil, en el que esperaba un cuarto hombre al volante. “¿Adónde se lo llevan?”, alcanzó a preguntar Juana. “Al Departamento de Policía”, fue la respuesta. Toda la escena fue presenciada por un vecino y el portero del edificio donde vivía Hernán.

La fiscal a cargo de la causa “ESMA Unificada”, Mercedes Soiza Reilly, expuso este caso el miércoles en su alegato. Entonces dijo: “Hernán junto a Pablo Galarcep eran militantes políticos de la ‘Fede’, Federación Juvenil Comunista, también como varias de las víctimas de este juicio, estudiaban en la Facultad de Arquitectura de la UBA, participaban de la dirección del Centro de Estudiantes de la Facultad. Al igual que la joven (María Cristina) Da Re –por la que ya hemos alegado–, todos serán secuestrados para la misma época, todos serán víctimas de las acciones emprendidas por los aquí imputados”.

La hipótesis de la Fiscalía es que la caída tanto de Hernán como de Pablo están relacionadas directamente con terminar de desmembrar el Centro de Estudiantes y la militancia de izquierda en la facultad de arquitectura. En este sentido, Jaime Nuguer dijo: “En un gran trabajo hecho por la Fiscalía, se demostró que identificaron y desaparecieron varios estudiantes de Arquitectura –secuestrados en la misma época– que tenían vínculos políticos aunque no fueran de la misma organización” y agregó: “De hecho, el Centro de Estudiantes tenía una cierta vida en el ‘77. La JUP era mayoría y Pablo y Hernán integraban en minoría esa Comisión Directiva”.

Por estas desapariciones declaró el entonces interventor de la Facultad de Arquitectura, Héctor Corbacho. “Lo habíamos entrevistados cuando fueron los secuestros de Hernán y Pablo para que se hiciera cargo y reclamara por la libertad. Cuando fue a declarar, incluso recordó ese encuentro. Está probado en la causa que él era profesor en la ESMA”, contó Nuguer.

Pablo Galarcep y Hernán Nuguer fueron vistos en la ESMA. Ahí fueron torturados y sometidos a los peores vejámenes. “Los tormentos a los que fueron sometidos se suscitaron en torno a su militancia política, más cuando el grupo de tareas seguía interesado en desbaratar al grupo de estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UBA”, dijo la fiscal en el alegato. Los dos permanecen desaparecidos.

JC/PW